26 de Marzo 2015

Vengadores: Érase una vez Ultron

De verdad que sois unos agonías, coño.

Que si "el primer trailer es muy oscuro", que si "en el segundo trailer se ven pocas cosas".

Vengadores Era de Ultron va a ser GENIAL! Ya sólo el hecho de que tome su título de una GENIAL! saga de BENDIS! debería bastar para borrar toda duda de vuestras impresionables mentes. Pero no basta, ¿verdad?

Sigh...

A ver si esto es suficiente.

Mirad el muñequito la acción figura que Juguetes Calientes saca del Hulk de Era de Ultron...

TIEMP02.jpg

...y a ver si después de estudiarlo detenidamente...

TIEMP01.jpg

...seguís dudando de su GARANTIZADA GENIALIDAD!

25 de Marzo 2015

Los cómics de antes sí que eran buenos (XXI)

Los tiempos simples siempre tienen respuestas simples. Y eso es así y punto pelota.

Si en 1938 creabas un tío más veloz que una bala, más potente que una locomotora y capaz de saltar edificios altos, y lo único que necesitabas era decir que tenía superpoderes por ser extraesterrestre.

SUPERMAN.jpg


Pero si hablabas del mismo personaje en la segunda mitad de los 80, ya tenías que explicar que el sol de Kripton estaba en fase roja y la especie kriptoniana adaptó sus células a esa falta de calor, siendo esa biología sometida a un sol amarillo hace que Kal El tenga superpoderes.

super-sol.jpg

No creáis que a vosotros no os ha pasado. ¿Os acordáis de El Coche fantástico? 

la-et-mn-knight-rider-movie-hasselhoff-brad-co-001.jpg
En ella KITT era capaz de cambiar semaforos de color, conectar con los ordenadores del condado, o interferir comunicaciones. Hoy nos preguntaríamos: ¿como hacía eso si no existían grandes conexiones inalámbricas para las comunicaciones? Pero en aquel momento no necesitabamos hacerlo porque nos bastaba saber que KITT tenía ordenadores y con eso podía hacerlo todo (Los hombres que no amaban a las mujeres y el resto de la trilogía Millenium utilizan un mecanismo muy parecido).

Se trata pues de la llamada suspensión de incredulidad—como se ve aquí Instinto básico no sólo sirve para lo obvio sino que también aporta un vocabulario posh ideal para usar en blogs y fiestas—que es cada vez más difícil de conseguir a medida que el público se va volviendo más cultivado. Esto ha sido así desde el principio de los tiempos, y lo será dentro de unos años, cuando todo el mundo sepa de economía y se pregunten como nadie podía ser tan tonto para creer que la crisis se acaba convirtiendo en deuda pública lo que eran defícit privados... Pero ahí estaréis vosotros orgullosos para decirles a los jóvenes que pasan por el puente en el que pediréis qué eran tiempos más sencillos donde todos éramos más optimistas...

Por eso hoy traemos aqui a 

logo.jpg
Black Condor, el hombre que puede volar por su cuenta y que ya atacaba musulmanes antes de que se pusiera de moda.ataca.jpg

Black Condor nació en 1940 de la mano de Quality Comics, en el mismo número de Crack Cómics que vio nacer a Madame Fatal.  

Este superhéroe era hijo de un importante explorador de esos que cruzan Mongolia con sus camellos.

tu-camello.jpg

Un pionero en la conciliación de la vida laboral y familiar al obligar a viajar con él a su hijo recién nacido.

mama.jpg
Desgraciadamente todas las ideas nuevas se encuentran con reaccionarios, y estos eran de los peores e hicieron pagar con su vida a esta brava expedición sólo por haber entrado con aires de superioridad y sin guía en una zona deprimida por un conflicto de un inhóspito país extranjero. Lo que decíamos, unos carcas.

bandido.jpg
La madre, previsora dejó a su hijo a buen recaudo

nino.jpg

Y así cuando se produjo el fatal desenlace, Black Condor pudo sobrevivir.







muerte.jpg





Y fue criado por el único animal que mostró interés en él

chita.jpg

Y allí criado entre estas majestuosas aves, Black Condor aprendió a volar, gracias al más poderoso de los superpoderes.




lasmanoshaciaarriba.jpg

¡¡LA CULTURA DEL ESFUERZO! TM



Golpe.jpg



Sí señores, y señoras, Black Condor no es un mutante al que le ha venido todo hecho, no es un rico heredero que se compra sus poderes, ni es un saqueador que se hace con una antigua reliquia mágica. Black Condor, es solamente un hombre que se fijó, se fijó, movió muchos los brazos, y consiguió volar a base de trompazos.
VUELA.jpg


Hoy a lo mejor diríamos que es una majadería, que el ser humano no tiene plumas que le hagan de planeadores, que aunque las tuviera su fuerza no puede elevar su alto peso, que viola todas las leyes de la aerodinámica. Pero nosotros sabemos que Black Condor forma parte de un tiempo más sencillo en el que si un ave te criaba era lógico que tú al final volaras. Total, tampoco hay cóndores fuera de Sudamérica y a nadie le importaba ese detalle cuando hemos empezado.

AVIV RODNOC NAM!!!
 

24 de Marzo 2015

Charrando de ROB! Liefeld

Los compañeros del podcast Charrando de tebeos (y otros vicios aún más feos) han glosado y desglosado la vida y obra del maestro ROB! Liefeld en una maratoniana grabación de dos horas de duración. A pesar de que la mitad de los individuos que intervienen sean unos perros infieles que abusan en demasía de la expresión "puta mierda" a destiempo (perdónales, ROB!, el alcohol habla por ellos) el repaso es suficientemente detallado y riguroso como para recomendaros su escucha


AVIV BÖR! AVIV SÖEBET ED ÖDNARRAHC!

La soledad de la Catwoman de fondo


Uno de los conceptos más maravillosos de esto de la web y los tebeos es el sitio Has DC Comics done something stupid today?


El mero hecho de su concepto y mantenimiento es claramente informativo de una manera de hacer tebeos. Con un script a la manera de contador de días sin accidentes laborales, cuenta las jornadas en las que la editorial no ha cometido ninguna burrada, estando su record en casi tres meses seguidos, pero quedándose la media en un par de veces a la semana. No sé si lo contarían en esta categoría, pero hace dos semanas dos de los capitostes de la línea editorial de DC hablaron sobre los cambios que habrán en sus tebeos a partir de Junio, con más de veinte nuevos títulos bastante experimentales, con autores y conceptos poco habituales y, según consideran, bastante arriesgados. Y, se supone que para animar al potencial público comprador, advirtieron que estos nuevos títulos, que supondrán casi la mitad de sus publicaciones, no estarán sujetos a la "ferrea" continuidad del Universo DC.

Tras un par de lecturas de las declaraciones en versión original, he querido entender que aunque las aventuras de estas historietas estarán enmarcadas en el universo DC que conocemos, sus tramas serán independientes unas de otras, sin necesidad de comprar títulos companion ni sagas que engloben a varios. La historia de cada titulo se contará en su propio título. Leído así parece hasta algo bueno, pero como digo no es lo que he leído literalmente, sino lo que he querido interpretar tras estudiar más de una vez los textos con buen corazón. Lo que salió de las bocas de Jim Lee y Dan Didio se parecía más a "En los nuevos títulos, lo que se venda bien perfecto, y lo que no a otra cosa, pero vamos a pasar de la continuidad porque es un peñazo. Nos obliga a estar continuamente mirando hacia atrás y a los lados, y perdemos un tiempo precioso pensando, cuando lo deberíamos invertir en hacer esas grandes historias que no hemos podido crear desde el último reboot porque los lectores sólo nos piden continuidad".
Como los que se habían pronunciado son dibujante y editor, he esperado unos días a ver si decía algo también la tercera pata del taburete editorial de la casa, Geoff Johns. Se supone que en calidad de guionista su postura sobre la continuidad tendría algún peso. Dos semanas han pasado y ha preferido no decir nada. Así pues, dos votos en contra y una abstención.

La estrategia de "from lost to the river" cambiando lo que apenas vende por cosas que un par pueden funcionar no es de por si desacertada, a fin de cuentas aprovecha el tirón indie para echar mano de artistas poco conocidos entre el gran público pero con una cierta aura de culto y su propio puñado de fans. Ya sabemos qué significa eso de verdad. Mano de obra por cuatro duros, y no podremos hablar de malos dibujos sino de enfoques arriesgados. Variedad. Y por probabilidad puede terminar saliendo algo, cuando Marvel lo intentó salió de aquello un tal Brian Michael Bendis que hasta entonces se dedicaba a hacer cosas de crimen en blanco y negro.

Estamos en un momento en que es posible que nuevos sectores de la población se interesen por los tebeos. Hasta en Big Bang (yo la llamo así, igual que digo Guerra de las Galaxias o El Señor de la Noche) lo decía hace poco Stu haciéndose eco, que en su tienda de comics estaban empezando a ir tantas chicas que hasta había puesto un asiento en el váter.

Lo que sí parece poco afortunado por parte de ambos es sin venir a cuento ni habérselo pedido entrar tan a trapo en contra de la continuidad, ya que a fin de cuentas el efecto culebrón es lo que hace que muchos sigan yendo a por su dosis mensual, y lo que liga los veintipico títulos que todavía continúan vendiéndose razonablemente bien.

En esta cadena de razonamientos cuestionables, para poner de relieve la próxima diversidad lo contraponen a la monotonía por la que han pasado sus títulos desde el relanzamiento de 2011 (tan lejos, tan cerca). Bueno, no hablan de monotonía sino de sabores. Decían como que al principio quisieron hacer varios géneros con un mismo sabor y que lo que ahora ofrecerán será un mismo género (no dicen cual) con diferentes sabores.

Ya veremos qué quiere decir eso de los sabores, pero lo de los bandazos que han ido dando sus títulos para encontrar su lugar creo que puede quedar ejemplificado en una serie de las que se mantienen desde el principio pero que no vende ninguna maravilla y hay que ir probando cosas cada cierto tiempo: Catwoman.

Bien emplazada en principio como parte de la línea de títulos relacionados con Batman, comenzó fuerte con guiones de Judd Winnick y dibujos de un Guillem March que enfatizaban el carácter bombástico de la moza.
 
837118.jpgCatwoman 13 cover_color by Tomeu Morey.jpg

Con el evento del primer año se aprovecha para reenfocar la serie, con una Ann Nocenti desbocada ante el teclado y lidiando con cruces y recontracruces internos y externos para contar entremedias algo de una guerra de bandas y el Pingüino. El tono de sexualidad se rebaja un tanto con la entrada de Rafa Sandoval y, sobre todo, con la de Pat Oliffe. Uno no puede ponerse contento con las chicas de Pat Oliffe, se tendría la sensación de estar deshonrando a Mayday Parker.
 
892082.jpg

Esta segunda etapa ha durado una veientena larga de episodios que al menos para mi han sido monótonos, sin nada destacable. La única excepción, la historia autoconclusiva del número 25, que no contaba nada especial pero era entretenida y legible. No estaba escrita por Nocenti. A partir de este 25 las portadas no alternativas las realizan los Dodson, por eso de alegrar un algo la vista.

Y la tercera etapa, todavía por llegar aquí, comenzará en el número 35 americano de la mano de los supongo ilustres Genevieve Valentine y Garry Brown. Si no ilustres, al menos de culto. El resultado tras las portadas de Jae Lee es lo que supongo Jim Lee difiniría como "un nuevo sabor". He escogido las páginas con más acción.
 
Catwoman (2011-) 038-002.jpgCatwoman (2011-) 038-003.jpg
Catwoman (2011-) 038-004.jpgCatwoman (2011-) 038-005.jpg

Lo consideró un anticipo de la variedad que podemos esperar en tres meses. Desconozco si sigue en continuidad o qué.

Es llamativo también que en DC hablen de prescindir de la continuidad en la mitad de sus publicaciones cuando la obra en curso de la editorial que está teniendo una mejor acogida por parte de crítica y público es el Multiversity de Grant Morrison, que se aferra precisamente a la continuidad, a una catalogación minuciosa de los Universos que componen DC y la variedad de enfoques diferentes que permite esa continuidad establecida.
 
TheMultiversity1.jpg
 
multiversity-map.jpg 


La mejor obra DC del momento se aprovecha de la continuidad para contar historias con sabores distintos. En cambio los directivos anuncian que para seguir ofreciendo sabores diferentes deberán prescindir de la continuidad. Nada sorprendente, a fin de cuentas Didio es a la continuidad lo que el Joker a Batgirl.

No es la primera vez que DC contradice a Morrison mientras está publicando algo. Las judiadas que Didio le hizo con Cuenta Atrás y otras series limitadas mientras Morrison se hacía cargo de la línea de los Siete Soldados y el evento Crisis Final son míticas.

Estas declaraciones de Lee y Didio han forzado también a Pedro Angosto a salir de su autoimpuesto exilio para explayarse. Poco le dura la tranquilidad a Angosto, pues parece que su anunció de que DC había terminado con su paciencia y que dejaba de hacer comentarios ha servido justamente para que Didio haga tonterías más gordas y más a menudo, lo que hace que cada poco Angosto deje de lado su propósito y tenga que decir algo. Casi parece que Didio lo haga aposta. Pensándolo mejor, quitad ese "casi".

Lo de Didio con Angosto parece algo personal. Borrad también el "parece". Está a la altura de lo que tiene con Morrison.

Pero ¿qué tienen en común el escocés y el de Albacete? ¿cual es el nexo que comparten que los hace merecedores a ambos de la inquina Didiota? repasando y comparando sus obras y declaraciones estuve un tiempo, buscando esa característica, puntos en común entre Supergods y Círculo Justiciero, hasta que la Verdad se manifestó ante mi y como siempre era lo más evidente. Miradlos bien ¿qué tienen en común?
 
losmanolos.jpg


Obvio ¿no?

Pues que ninguno de los dos tiene bigote.
 
Dan_DiDio.JPG


Si es que en fondo Dan siempre ha sido un hipster.

23 de Marzo 2015

Al pie de la letra

 En El Jueves han estado haciendo cambios, ¡y eso siempre es polémico! Uno pensaría que hacer cambios significa tratar de mejorar pero entonces recuerda la programación televisiva. Pues algo por el estilo ha debido de pensar el consejo de redacción de El Jueves-el izquierdo, el derecho y el que cuelga en medio- para remozar su revista.

Lo primero que han tenido en cuenta es los nuevos tiempos, internete lleva ya años por aquí pero parece que la gente aún lo usa. Vale, quizá no Geocities pero un poco más sí. Y como no pueden meter youtubes en la revista, que seguro lo han intentado, han decidido ir al paso siguiente: Meter gente que escriba. 

Vale, sí, ya antes había alguna persona escribiendo por ahí, y la sección de cartas y eso. Pero era POCO claramente. Que la gente les ha dicho que en inet se hace mucha valoración de la YorkDawn y luego ellos ven a tipos así como cincuentones que dicen ser de izquierdas -lo que podemos llamar el público objetivo de la revista- que lo mismo se gastan los 15 €uros que cuesta la revista que se echan unas risas con la prosa ácida y los chistes revolucionarios de los mongos de Mongolia. Ese es el espíritu a seguir, ese el objetivo a conquistar y, oye, lo mismo se puede disimular y apelar a Hermano Lobo o ¡Por favor!. Total, los de ahora las han leído casi menos que los de entonces y lo peor que puede pasar es que a alguno de aquellos le llegue la copla y se mura de forma fulminante. El regreso a los años sesenta y setenta no es algo que ocurra solo en la televisión española, está claro.

Gracias a todo esto en la nueva configuración de la revista hay unas pocas secciones escritas que son como once o así y que ocupan entre una y tres páginas. Vale, puede que eso haya significado eliminar el contenido ese que era como de dibujitos pero, ¿de verdad alguien sigue comprando cómics en España? ¡Si quieren dibujitos que se vayan a por El Manglar, hombreporfavor! Aquí estamos por las risas, de ahí que el nivel sea similar al de los monólogos del Comedy Central español. Y, claro, una vez que has caído en eso te das cuenta de lo mucho más barato que te podría salir contratar a uno de esos tipos cuyo nombre lo mismo te suena de algo de haberlos leído en la tele o visto en la radio o algo así, seguro que tienen miles de fanes que cambian el rumbo de las ventas. Además del ahorro que supone. El ahorro en tinta de colores es tremendo para la revista y el ahorro para el futuro de los autores que aún siguen publicando con ello también debe ser digno de verse.

¿Significa esto que debemos cerrar los ojos ante los cambios de la revista ignorando todo ese material de relleno que han traído para cubrir huecos desde 2005 e incluso antes? ¿Que da igual que ya no haya imágenes graciosas si al menos hay muchas, muchas, muchas palabras? ¿Que lo importante es más lo que están diciendo por mucho que sea lo que han dicho siempre -bien al tratar los mismos temas, bien al estar contando por escrito lo que las redes sociales permiten decir en el momento- y solo logren que una pequeña cantidad de gente pase del segundo párrafo? 

¡Nunca! Nada justificará jamás la falta de imágenes, los excesos de la escritura, el dejar de lado la ilustración en lo que se supone que es un medio que gira en torno al cómic, el suponer que por poner a señores medianamente conocidos como tuiteros, presentadores de televisión y gente que ha salido en esos sitios y ahora ya no pero eh, lo mismo, alguien se acuerda, puedes rellenar espacio y en realidad rellenar espacio para que el cliente compre es más importante que lo que pongas dentro que es algo que hemos aprendido todos de la ficción en este siglo. 

Así que ya sabes, lector, ahora podrás presumir de que con El Jueves lees más que en las actualizaciones de Facebook y los comentarios de noticias de los periódicos nacionales, ¡y con el mismo humor! Siéntete alegre por la mejora que en este país no es tan habitual. Siéntete alegre. Siéntete contento. Siéntete lleno de... de... de... ¡¡¡ORGULLO Y SATISFACCIÓN!

22 de Marzo 2015

Observaciones con Otro Nombre: 22 de Marzo de 2005

 

Allá vamos otra vez


Como estamos en semana santa estamos todos un poco vaguetes y yo no soy la excepción. Así que me vais a permitir hoy poner una imagen bien tocha para así aparentar que el post es muy grande a pesar de que hay cuatro palabras escritas:
 
imageninfinite.jpg

¿ Os habéis fijado bien ? ¿ Cómo ? ¿ Qué que bonito dibujo ? ¿ Qué Batman sostiene a alguien que parece muerto ? No, no, no y no, idiota, toma (bofetada). Para que aprendas. A ver, te lo pongo más claro para que lo veas bien:
 
infinite.jpg

¿ Ahora sí ? INFINITE CRISIS. Pues ala, ya la tenemos montada otra vez, unas Crisis en toda regla. Yo cuando veo esto no me preocupa realmente si va a morir Batman, o si van a desaparecer los Metal Men o cualquier parida semejante, lo que realmente me preocupa es cuantas ediciones diferentes van a hacer del mismo tebeo: tapa blanda, tapa dura, edición serigrafiada, con extras, con distintas portadas, con páginas extras que no aportan nada a la historia principal, con pegatinas de regalo, etc, etc, etc…

Infinite Crisis… traducción: NEGOCIAZO PURO Y DURO. ¿ Qué de qué ira la saga ? Matarán a un personaje a quien nadie le importa, todos se liaran a leches y al final el universo DC no será el mismo. Relanzarán todas las series y le darán a Jonh Byrne cualquier colección para que se entretenga el abuelete.

Esto sí que es marketing y no las paridas que hacen en otros países. A ver si aprendemos un poquito.

De la normalización: un ensayo sobre la maldita tiranía del mercado

Desde juego, hay que ver cómo es Internet. Donde menos te lo esperas salta la liebre; donde todo es alegría, felicidad y gominolas de colores de repente se desata una tormenta de catastófricas consecuencias.

Pongamos como ejemplo lo que ha pasado con DC esta semana. Y a cuenta ni más ni menos de una portada alternativa. Pero pongámonos en antecedentes. Desde hace unos meses, todos los tebeos pueden pedirse con una portada alternativa, portadas que cada mes giran alrededor de un tema. No hay que confundir con las portadas alternativas que requieren de los libreros un pedido de ciertas cantidades de la misma cole (las famosas 1:50 o 1:100, que premian al librero que pida 50 o 100 unidades de un tebeo con un ejemplar de dicha portada alternativa, que por su rareza suele alcanzar precios bastante altos en el mercado del coleccionista). No, las portadas temáticas son de pedido libre: cliente o librero pueden pedir la portada normal o la temática sin ningún requisito, aunque la editorial lo que espera es que muchos pidan ambas, por eso del coleccionismo y tal, ayudando a subir algo las cifras de ventas. Las razones son tan claras que de las portadas temáticas se encarga el Departamento de Márqueting de la empresa, sin que los editores (ni mucho menos los autores) pinchen ni corten el bacalao.

A lo largo de estos meses, los temas de las portadas alternativas han ido variando en tono y, valga la reduncdancia, en temática. Ha habido meses en el que el tema ha sido un autor, como el mes en el que Darwyn Cooke dibujaba portadas apaisadas para todos los tebeos con su desfasado estilo sesentero habitual que, sinceramente, alguien debería mencionar a Darwyn que ya huele a naftalina...
 
aquacooke.jpg

detectivecooke.jpg


...otras veces han girado sobre un personaje, como los meses en que todas las portadas eran un chiste protagonizado por Harley Quinn, o el mes en el que Flash "se metía" en alguna portada icónica del personaje protagonista de cada cole.
 
batrobflash.jpg    flashflash.jpg  



Y es que temas ha habido muchos: desde el mes de las portadas con monstruos, al de las pin-ups, o los edicado a promocionar otros productos de la compañía como la colección Batman '66 o la revista MAD. Aunque mis preferidas han sido las portadas alternativas que imitaban carteles de películas, donde se han visto homenajes más que curiosos...
 
lanternmovie.jpg  graysonmovie.jpg  


...y alguna que otra genialidad que, desde luego, se agradece, por lo menos en lo que a un servidor respecta.

 
justicemovie.jpeg


Bueno, pues vamos al grano. Para el mes de Junio, justo el primer mes tras la mudanza de DC desde sus ex-oficinas de Nueva York a la soleada California; justo el primer mes tras Convergence, el evento ejecutado por segundones de la casa injustamente olvidados para poder sacar tebeos en abril y mayo mientras todo el material de la compañía está metido en cajas; justo el mes en el que la mitad de las coles regulares de la compañía no volverán a publicarse y los rumores de "mini-reboot" suenan cada vez más fuertes; justo el mes en el que los tebeos de DC, después de casi cuatro años de relanzamiento dejarán de llevar el sello "The New 52", justo en ese mes, el tema elegido para las portadas temáticas es uno de los personajes más emblemáticos de la franquicia comiquera: el Joker.  Y, concretamente, la portada de Batgirl se la asignaron a Rafael Alburqueque.

Pero antes de seguir, toca hablar de la cole de Batgirl y de su lugar en la nueva y diferente DC californiana. Érase una vez un guionista llamado Scott Snyder que escribía Batman. Y vendía. Mucho. Tanto como para sentirse tan cómodo como para, aprovechando el reseteo del New 52, cambiar el origen de Batman en una maxisaga de nueve números llamada Año Cero en el que deja a ese truño sobrevalorado que es la obra homónima de Frank Miller a la altura de lo que es: una vulgar parodia hipervolienta del grandioso género superheroico. O como para cambiar la naturaleza del Joker y, qué coño, darle poderes. O no, que si la narrativa de Snyder se caracteriza por algo es por no aclarar absolutamente nada de sus historias ser lo suficiente abierta como para que cada lector saque sus propias conclusiones de los hechos que acontecen en sus tebeos.

Bueno, pues Scott Snyder tenía un amiguete llamado Mark Doyle que le había editado varias cosas en Vertigo y, cuando acabó su necesaria saga del Año Cero, dijo que o ponían a su amiguete Mark Doyle a editar todas las coles de Batman o se llevaba el Scattergories. Y en DC, que saben que lo mismo da un editor que otro y que lo que importa para tener coles decentes y que vendan es tener a un autor que sea tremendamente conocido, especialmente en su casa a la hora de cenar y entre el fandom comiquero, achantaron y ficharon al figura Doyle.

Y Doyle se trajo a las colecciones de Batman unas cuantas ideas extrañas de Vertigo. Y en su línea empezaron a aparecer colecciones rarunas que contradecían la lógica del mercado al ir dirigidas a tragets potenciales que no respondían al típico cuarentón sin vida social que es el cliente tradicional de DC desde hace treinta años. Que si potenciamos el caracter cómico de la cole de Harley Quinn (y si hay que hacer que el tebeo huela a hachís, se hace); que si aprovecho que Didio quiere matar a Dick Grayson (otra vez) para recuperar al personaje y hacer una serie de espías donde su culo sea casi casi un personaje secundario; que si sacamos una colección para Young Adults (no le llames "adolescentes" nunca más si quieres venderles algo) llamada Gotham Academy. Y finalmente, transformamos Batgirl en una cole para chicas. Pero para chicas guays, chicas indie, chicas hipster. 

El "relanzamiento" de Batgirl fue bendecido hasta por la autora que se venía haciendo cargo del personaje, la combativa Gail Simone, quien estaba hasta el pirri de pelearse con el antiguo editor, Mike Marts, quien quería que, como toda cole con la sílaba "Bat-" en su título, fuera oscura, adulta y pasaran cosas desagradables, especialmente a las mujeres. La Simone estaba tan hasta el parrús que públicamente apoyó la llegada del nuevo editor, del nuevo enfoque y del nuevo diseño del personaje, aunque significara para ella la salida del tebeo por la puerta de atrás.


La jugada de Batgirl (y la de Harley Quinn, y la de Gotham Academy) le ha salido muy bien a Mark Doyle, y el tebeo ha sido bendecido por la crítica indie-hipster, la misma que no se había leído un tebeo de superheroes en la vida y que se creen que los tebeos de superpoderes estandard son los de Scott Pilgrim (pobres almas cándidas y perdidas). Un triunfo que será sin duda efímero, ya que estos nuevos compradores hot dejarán de comprar tebeos cuando tengan que redirigir su presupuesto para comprarse las nuevas boinas de cuadros escoceses que se pondrán de moda este otoño, o para afeitrse la barba y ensanchar la parte baja de sus tejanos en cuanto pase la moda lumberjack. Pero bueno, de estrelas efímeras está el mundillo lleno y si no, que se lo digan a Gaiman.

La cuestión es que así están las cosas ahora. La nueva Batgirl hipster y sus colecciones hermanas son un éxito. Tan exitosas son que, aprovechando los dos meses de parón creativo a costa de la mudanza de sus oficinas y la consecuente limpieza posterior de editores y colecciones, DC va a intentar aplicar los mismos criterios creativos de Doyle al resto de su producción comiquera. Un proceso que en las propias oficinas de DC se hace llamar "Batgirlecer DC". En serio, batgirlecer es un concepto, una idea, una entelequia de la que la gente habla. En voz alta, incluso. Ni que decir tiene que Doyle se ha convertido en el hombre de referencia, en el quaterback de las pelis de instituto, en el señor vestido con un traje blanco y collares de oro que va recorriendo los pasillos de las oficinas de DC mientras guiña el ojo, señala con el dedo e insinúa su blanca sonrisa a sus compañeros mientras ellos le miran embobados deseando ser como él. Qué coño: deseando ser él.

Y en estas estábamos, con una Batgirl que luce un diseño nuevo, más fresco y juvenil, y sin tetas que le cuelguen por el spandex...
 
batdesign.jpg  

...con un estilo y una narrativa más cercano al cómic independiente que al típico de superheroes...

 
Batgirl-039-2015-Digital-Empire-012.jpg  



...con una temática más propia del tebeo femenino que del superherico, incluyendo su "working girl issues" y sus "really cool friends"...

 
batgirlie.jpg  

...y, encima, convertido en un símbolo de las nuevas aspiraciones como editorial de ese dinosaurio creativo que es DC, fagocitado por ese meteorito estrellado del entertaining-ment que es el grupo Time-Warner.
 
Batgirl_37_02.jpg  


Y, con estos precedentes, la portada alternativa que el departamento de márqueting visualiza para este cómic en el mes del Joker es ésta:


 
batgijoker.jpg  


Que conste que les alabo el buen gusto a los de márqueting. Hace falta luchar contra los vientos de cambio pasajareos y productos de modas efímeras y centrarse en los clientes que nos hemos mantenido fieles a Batgirl durante años y que sabemos que por mucho que los actuales creativos lo intenten negar, Batgirl no es una niñita guapa que vive una vida de universitaria cool con un piso compartido en un barrio hipster. No, todos sabemos que Batgirl es una máquina de matar entrenada por Batman marcada para siempre jamás con el estigma indeleble de ser una víctima desde que el Joker le hizo lo que a Alan Moore le dio la gana en La Broma Asesina. Pero claro, Mark El Hombre De Oro Doyle es mucho Mark Doyle, y esta portada que nada a contracorriente de su pretencioso reinado de la molonidad no le ha gustado nada. Y enterarse por la prensa, al mismo tiempo que todos los lectores del tebeo y fans del personaje (ya sean los de ahora o los de verdad de la buena), tampoco. Y eso ha levantado polvareda en las oficinas de DC, y un enfrentamiento entre los editores y los de marqueting por recuperar el control de las variant covers.


Aunque no es el único sitio en el que se ha levantado polvareda. Al fin y al cabo, estamos en la época de Internet y es habitual que a la mínima las redes ardan. Unos con #CHANGETHECOVER, otros con #DONTCHANGETHECOVER. Que si la portada es inapropiada para este tebeo. Que si Batgirl existe desde hace más de cinco meses y La Broma Asesina es una obra icónica. Que si la portada refleja una situación incómodamente cercana a la del matrato de género. Que si pretendéis castrar al Joker. Que si los argumentos en defensa de la portada son machistas y retrógrados. Que si eres una feminazi y espero que te violen en grupo salvajemente, porque esto no va de machismo, sino de la ética del periodismo en internet.

La típica e inocente trifulca en foros y redes sociales, vaya.

Pero claro, DC utiliza la polémica para buscar una salida al entuerto dejando satisfechos a sus nuevos creativos fuertes. Aunque no parezca fácil sin dañar la mala de la compañía por un motivo u otro. Casualmente, el autor de la portada, Rafael Alburqueque decidía, sin presiones, claro, "pedir a la compañía" que retirara la polémica portada, cosa a la que la compañía "accedía", respetando la decisión de su creativo contratado. Y lanzando un comunicado en el apoyaban la decisión del dibujante debido a las amenazas de violencia que había provocado la portada. Y otro posterior aclarando que con lo de las "amenazas de violencia" se referían a la bronca por internet, ¿eh?, no fuéramos a pensar que él hubiera recibido amenazas de muerte, o que en las oficinas de DC ningún editor hubiera amenazado de muerte a ningún responsable de márqueting, malpensados.

Y hala, claro, con esto queda todo el asunto resuelto. Nadie habla mal (en público) del departamento de márqueting. La empresa queda libre de polvo de paja, ya que ha actuado a petición del propio dibujante. Y el dibujante... Bueno, al dibujante le odian tanto los detractores de la portada (porque hace falta ser un monstruo degenerado e insensible para dibujar esa portada para el actual tebeo de Batgirl) como los defensores de la misma (porque hace falta ser un calzonazos para bajarse los pantalones delante de las chicas que vocean tanto por internet y cometer un sacrílego acto de autocensura en lugar de defender su arte y su libertad creativa y de expresión). Hasta tal punto se sentó Alburqueque agobiado que finalmente ha hecho público que su primera intención no era hacer una portada tan fuerte, pero que la endureció a petición de los responsables de su edición (es decir, del departamento de márqueting), pasando la pelota de nuevo al tejado de DC.

¿Y quién pierde con todo esto? Pues los lectores de siempre. Esas cien o ciento cincuenta mil personas que sostienen la industria USA del cómic y que tenemos que ver como los nuevos millones de hipsters, esos que llevan camisetas de Flash compradas en el Springfield sin saber si es Wally West o el Barry Allen pre 52 o el Barry Allen post 52 y en cima ni siquiera les importa, como esos advenedizos temporeros reducen nuestra afición, nuestra dedicación, a la de molesto accesorio de una moda que, como todas las modas, pasará. De aquí a nada, los mismos que hoy someten a nuestros tebeos y amados personajes al cruel dictado de su moral pueblerina y políticamente correcta con la connivencia de los responsables de las editoriales, que tanto sudor y dinero nos ha costado mantener a flote, que han vendido sus ideales por treinta míseras monedas de plata, serán los mismos que de aquí a tres meses nos habrán olvidado y se centrarán en otras historias.

Pasará a los superhéroes como les ha pasado sucesivamente a los vampiros, a los zombies y al sado-maso, géneros de amplia tradición y de estándares consolidados que han tenido que cambiar sus reglas durante una corta temporada ante la imposición de las propias de una marabunta descontrolada en sus ansias de encontrar un producto cultural del que apropiarse y devorar durante unos meses antes de aburrirse y saltar a otro tipo de historias que fagocitar. Mientras tanto, no nos queda otra que aferrarnos con fuerza a nuestros TPBs con la tranquilidad que da el saber que esta es una tormenta pasajera. Que nuestros editores volverán a respetarnos. Que los superhéroes de nuestros tebeos volverán a ser muy machos y las heroínas volverán a ser vilmente arrastradas por el fango por los supervillanos mientras enseñan el culo y las tetas en el mismo plano. Como debe ser.

Seremos pacientes. Porque tenemos razón.